Recetas de almuerzos rápidos y bajas calorías

Cuando pensamos lo que significa “comida rápida” se nos viene a la mente una hamburguesa con patatas fritas. Nada más alejado de la realidad, porque esa es “comida chatarra”. Existen una gran cantidad de opciones de fast food saludable y delicioso. No dudes en leer el siguiente artículo, donde hallarás recetas de almuerzos rápidos y bajas calorías.


Tips para que las comidas sean más livianas



Estás en la oficina y miras el reloj: ya es el momento de almorzar. Sales a comprar algo y para apurarte siempre terminas comiendo cualquier cosa. Lo más probable es que sea grasoso, pesado y lleno de calorías. ¿Cómo puedes pretender que con esos ingredientes vas a poder concentrarte en lo que te queda de jornada laboral hasta las 5 o 6 de la tarde? Imposible.



Para que esto no sea algo de todos los días, puedes comenzar a cambiar tus hábitos alimentarios también en el trabajo. Algunos trucos para que tus comidas se vuelvan saludables y rápidas:

Planifica la semana

Aproveche el aburrimiento del domingo a la tarde noche para preparar la comida que llevarás al trabajo de al menos dos o tres días. Esto te permitirá no sólo gastar menos sino también comer más sano.

Haz la comida a la plancha

Mucho mejor que frito o empanado. La plancha es una herramienta excelente que no todos aprovechan en la cocina. Corta vegetales en lonjas finas o bien cocina pollo, carne o pescado. En poco tiempo tendrás una comida deliciosa.



Aprovecha el congelador

Si has comenzado a preparar tu comida el domingo (o cualquier otro día de la semana), puedes ir guardando todos los menúes para luego llevarte tu ración. También puedes aprovechar si ha quedado algo de sobra de la cena. Las preparaciones perfectas para congelar son las tartas, las hamburguesas caseras y los vegetales salteados. Las legumbres las puedes hacer en cantidad (llevan algo de tiempo) y separar por porciones.

Utiliza más alimentos frescos

Lava y corta varios ingredientes para obtener una deliciosa ensalada en cuestión de minutos. Puedes añadir algunos cocidos como patatas, huevo o arroz, pero lo mejor es mezclar tomate, cebolla, zanahoria, lechuga, apio, pepino, cubitos de queso y una lata de atún al natural. Ya tienes una comida para llevar a la oficina que te deje satisfecha y no te llene de calorías.



Compra pensando en toda la semana

La planificación también tiene que ver con el momento de ir a hacer la compra. Si tienes todo en la cocina a disposición, o varios ingredientes, te será más sencillo improvisar cualquier comida. Busca recetas que contengan los alimentos que tienes para no desaprovechar nada.

Recetas de almuerzos rápidos y bajas calorías



Es momento de dar manos a la obra y comenzar a cocinar tus propios platillos para llevar a la oficina, comer sano y ser la envidia de todos tus compañeros.

Fritatta de espinacas

Los ingredientes son: un paquete de espinacas, una taza de crema, ocho huevos, dos cucharadas de mantequilla y una taza de queso cheddar o cualquiera rallado. Coloca las espinacas a hervir y cuando estén listas vierte la crema. Bate en un tazón grande los huevos y añade las espinacas con la crema cuando se enfríen. En una sartén derrite la mantequilla, a fuego lento. Vierte la mezcla y deja que se cocine durante ocho minutos (hasta que cuaje). Retira del fuego y coloca el queso rallado. Vierte en una placa para horno y haz que el queso se derrita bien.



Ensalada crujiente de pollo y naranja

Para hacer esta receta agridulce precisarás dos cucharadas de azúcar granulada, una cucharada de harina, una cucharadita de sal, tres tallos de apio, ¾ tazas de almendras picadas y tostadas, 2/3 taza de leche evaporada, dos cucharadas de cebollitas verdes, 1/3 taza de zumo de naranja, 1 huevo grande batido, hojas de lechuga y tres tazas de pechuga de pollo sin huesos ni piel, cocida y picada. Combina la harina, el azúcar y la sal en un cazo. Echa la leche evaporada, el huevo y el zumo de naranja. Cocina revolviendo todo el tiempo hasta hervir. Retira del fuego y deja que se enfríe. Combina aparte el apio, el pollo, las almendras, las cebollitas verdes y el aderezo. Tapa, refrigera por dos horas y sirve con hojas de lechuga.



Sandwich de queso y atún

Los ingredientes para esta deliciosa receta (más simple que un sandwich como puedes pensar) son: dos latas de atún en agua escurrido, una taza de queso rallado tipo manchego, ¼ cucharadita de pimienta, 8 rebanadas de pan de molde, 3 cucharadas de mantequilla, ¼ taza de crema, lechuga picada finamente, ¼ cucharadita de sal, 2 cucharadas de mostaza, algunas rebanadas de jitomate y naranja. Combina el queso, el atún, la crema, la mostaza, la sal y la pimienta. Unta media taza de la mezcla en la mitad de las rebanadas de pan y tapa con las otras cuatro. En una sartén derrite una cucharada de mantequilla. Coloca dos sandwiches y dora bien. Repite con los demás, corta a la mitad y sirve en una cama de lechuga.



Enrolladitos

Para esta fácil receta se precisan ¼ taza de queso crema, media cucharada de caldo, cuatro rebanadas de pavo, ¼ taza de zanahorias ralladas, ¼ taza de calabacín cocido rallado, dos tortillas de harina integral y cuatro rodajas de pimiento rojo. Mezcla el queso crema con el caldo, distribuyendo en cada tortilla. Coloca dos rebanadas de pavo en cada una y luego distribuye los vegetales. Envuelve como si fuera un rollo y refrigera entre dos y cuatro horas.