Mezcla pan de ayer con leche y queso, y fríelo. Cuando esta delicia esté lista, te convertirás en el creador de un récord mundial

Ya sea que lo compres fresco en la panadería o en el supermercado, por lo visto la mayoría de los panes no duran demasiado y se ponen como rocas al día siguiente. Si no tienes ganas de destrozarte los dientes ni de tirar un buen pan a la basura, hay una forma de darle otra oportunidad a esa barra de pan "viejo". Así que no lo pienses dos veces y transforma el pan que nadie se comió ayer en un manjar lo suficientemente grande como para alimentar a toda la familia... y no te confundas, puede parecerse a la tortilla española, ¡pero te aseguramos que es muy diferente!



Vas a necesitar:

• 700 g de pan duro (del día anterior)
• 2 huevos
• Sal y pimienta
• 40 g de queso parmesano
• 300 ml de leche caliente
• 50 ml de aceite de oliva y un poco más para freír
• 3 lonchas de jamón cocido
• 10 tomates cherry cortados a la mitad
• 1 cuchadarita de orégano
• 1 bola de mozzarella cortada en rebanadas

Así se hace:

Corta el pan en cubitos y ponlos en un recipiente grande.



Ahora agrega los huevos, 40 g de parmesano y la leche. Condimenta con sal y pimienta y amasa los ingredientes con la mano.



Pon un poco de aceite de oliva en una sartén y luego extiende la mitad de la masa por toda la base de la sartén haciendo un poco de presión.



Coloca unas lonchas de jamón sobre la masa, después añade los tomates cherry, el orégano, 50 ml de aceite de oliva y los 40 g de parmesano restantes. Luego coloca las rebanadas de mozzarella y cierra el bollo con la mitad de la masa que reservaste. Presiona un poco para que no queden huecos. Ahora espera a que la base del bollo se fría.



Para darle la vuelta al bollo, cubre la sartén con un plato grande y dale la vuelta a la sartén. Cuando tengas el bollo en el plato, deslízalo hacia la sartén y fríe ese lado.



¡Felicidades! Como si fueras un padre primerizo, puedes contemplar tu creación y después exclamar con mucho orgullo: "¡Yo lo hice!".



Aquellos que reúnan el valor suficiente, pueden preparar este bollo usando otros tipos de pan. Los panes integrales hacen que el bollo sea más saludable y muy adecuado para esos días de apetito feroz. De cualquier forma, una cosa es segura: ¡con un gigante como este en la mesa nadie se va a quedar con hambre!
Origen: riquisimo.net