Dos aromas en un solo plato: ternera a la parrilla con flor de cebolla

¿Sabías que el verano es la época del año en la que más utilizamos nuestra nariz? Por todas partes emergen aromas que se filtran por nuestras fosas nasales: flores, agua marina, crema solar, papas fritas, salchichas, parrilladas. Y por cierto, los que hagan esta receta se van a deleitar con el olor de la ternera a la parrilla y de la cebolla asada. Sin duda, un placer para los que saben apreciar la comida desde que está en proceso de preparación.



Vas a necesitar (para 2 personas):

• 500 g de filetes de ternera
• Sal y pimienta
• 4 cebollas
• 80 g de queso rallado
• 100 g de tocino frito picado

Es muy fácil:

Condimenta los filetes con un poco de sal y pimienta. Pela la cebollas y hazle varios cortes en la parte superior en forma de cruz, sin llegar a cortar la cebolla completamente.



Coloca la cebollas sobre la parrilla junto con los filetes. Otra alternativa es poner todo en la parrilla de horno a 200 ºC. Ten en cuenta que los filetes necesitan menos tiempo para asarse que las cebollas.



Retira la carne de la parrilla cuando esté a tu gusto. Cuando las cebollas se hayan abierto, rocíales queso y tocino y déjalas asar un poco más.



Deben servirse al momento de estar listas.

La mayor parte del trabajo consiste en controlar la temperatura en la parrilla, pero sobre todo, en esperar a que todo esté listo en medio de tan agradable aroma. Sí, la boca se hace agua y el estómago empieza a rugir. Si lo deseas, puedes pegar tu nariz a la flor de cebolla recién asada y aspirar profundamente.
Origen: riquisimo.net