Demasiado ricos para comérselos: 'cupcakes' de moras y coco

No hay nada mejor que disfrutar de una dulce y suave rebanada de pastel con tu familia y amigos. Ya sea en un cumpleaños, en un aniversario o solo por puro placer, a todos les brillan los ojos cuando aparece sobre la mesa una obra de arte bellamente decorada. Pero esta alegría puede desvanecerse rápidamente cuando empiezas a repartirla, sobre todo si hay niños alrededor. ¿A quién le tocó la rebanada más grande? o ¿por qué él tiene cerezas y yo no? Estos son reclamos suficiente para arruinar las fiestas más divertidas. Pero en algún momento de la historia surgió un repostero muy brillante con la solución a este problema: ¡el cupcake! Si todos reciben su pastelito, nadie tiene por qué quejarse. Estamos seguros de que no le pondrás ningún "pero" a estos cupcakes de moras y coco...




Vas a necesitar (para 6 porciones):



Para la masa:

• 2 huevos
• 100 g de harina
• 80 g de azúcar
• 35 g de mantequilla
• 1 cucharadita de polvo de hornear
• 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el relleno:

• 2 cucharadas de mermelada de moras

Para el glaseado:

• 55 g de mantequilla
• 120 g de queso crema
• 180 g de azúcar en polvo
• 2 cucharadas de ralladura de coco
• 1 cucharada de mermelada de moras
• Colorante alimentario
• 6 moras frescas

Así se prepara:



• Primero bate los huevos a punto de nieve en un bol y luego agrega el resto de los ingredientes para hacer la masa.
• Coloca los moldes de papel en una bandeja para cupcakes y agrega una cucharada de mezcla dentro de cada uno. Ahora agrega un poco de mermelada encima y cubre con otra cucharada de mezcla. Después hornea los pastelitos a 160 ºC durante 30 minutos. Una vez que estén listos, retíralos de la bandeja y déjalos enfriar.
• Para preparar el glaseado, agrega la mantequilla, el queso crema y el azúcar en polvo en un recipiente y revuelve los ingredientes muy bien hasta obtener una mezcla homogénea. Ahora separa el glaseado en dos porciones iguales. Agrega la ralladura de coco a una de las porciones y la mermelada de moras, con un poco de colorante alimentario, a la otra.
• Rellena una manga pastelera con la mezcla de coco y otra, con la punta en forma de estrella, con la mezcla de moras. Primero reparte uniformemente una capa de mezcla de coco sobre la base del pastelito, después decora con la mezcla de moras. Para terminar, coloca una mora sobre cada uno de los cupcakes para darle el clásico toque final.

Los apasionados de los cupcakes pueden dar un paso más allá y experimentar con otro tipo de bayas. No importa si son fresas, frambuesas o arándanos, estos pastelitos tienen mucho estilo y saben tan bien como se ven.
Origen: riquisimo.net