Con el pastel de chocolate con cereales todo será dulce y crujiente

Los que somos chocolateros conocemos bien el problema: nunca es suficiente, ¡las porciones simplemente son muy pequeñas! Te las acabas de un bocado y solo quedan algunos restos alrededor de la boca con un lejano sabor del oscuro y delicioso pecado. La solución a este problema tiene forma de pastel o, más bien, de una barra de chocolate muy grande.



Vas a necesitar:

• 200 g de chocolate
• 150 g de cereal inflado
• 200 ml de leche condensada
• 6 láminas de gelatina humedecidas
• 500 g de queso crema
• 2 cucharadas de extracto de vainilla
• 300 g de nata para montar (crema batida)
• 6 barritas de chocolate (por ejemplo, de Kinder Country)

Se hace así:

• Pon el chocolate a derretir en baño maría. Después mézclalo con el cereal inflado y vierte todo en un molde redondo para tartas. Deja que se enfríe hasta que se endurezca.
• Calienta un poco la leche condensada y disuelve la gelatina dentro. En un bol aparte vierte el queso crema, el extracto de vainilla y, por último, la leche condensada. Mezcla todo muy bien. Después añade la nata para montar y vuelve a mezclar.
• Coloca la crema sobre la base endurecida y deja que se enfríe todo de nuevo. Cuando la crema esté sólida saca el pastel del molde.
• Corta las barritas de Kinder Country en trozos grandes y entiérralos un poco en la crema. También puedes rociar algunos granos de cereal inflado sobre la superficie.

El que prepara este pastel no corre el riesgo de sufrir el fenómeno del chocolate que se esfuma al instante, sino todo lo contrario: tener una sobredosis de esta rica sustancia. Pero no te preocupes, los daños no son permanentes y después de un tiempo volverás a sentir hambre.
Origen: riquisimo.net