Con 1 litro de leche, 1 yogur natural y medio limón harás el mejor queso casero jamás visto..

Los alimentos son una parte importante de nuestra vida, tanto así que todos los días sacamos tiempo para comer. Por eso se dice que no hay nada mejor que comer una rica comida con aquellos que queremos. Pero eso no es cierto, ya que hay algo todavía mejor que lo anterior.
Esto es preparar la rica comida que disfrutaremos en familia nosotros mismos. Sin embargo, sabemos que hay ciertos alimentos que debemos comprarlos hecho, no los podemos preparar

Sin embargo, si lo pensamos bien, todos los alimentos que compramos, alguien debió prepararlos. Por eso, podemos concluir que todo lo que consumimos podemos prepararlo si sabemos cómo hacerlo.
Este es el caso del queso que solemos comprar en el supermercado cada vez que vamos. Este producto es indispensable a la hora de preparar sándwiches, ensaladas y hasta para comerlos de postre. No importa la forma en que lo comas, lo que nos importa es que esté delicioso y sea saludable.

En la actualidad, existen cientos de tipos de quesos que se clasifican según su preparación. Nosotros queremos mostrarte como preparar un tipo de queso con tus propias manos. Sin embargo, no tienes que seguir las instrucciones al pie de la letra. Si lo deseas, puedes variar agregándole especias, hiervas u otros ingredientes de tu gusto.

Qué necesitaremos:

• Leche entera (1 litro).
• Limón, zumo (½ unidad).
• Yogur natural (1 unidad).
• Molde de 12 cm (1 unidad).
• Gasa (1 metro).
• Olla (1 unidad).

Preparación y uso:

Para comenzar, debemos calentar la leche sin dejarla hervir por unos 15 minutos. A continuación, añadiremos las cucharadas de yogurt una por una. Acto seguido, removeremos la mezcla para que todo quede unido. Después, añadiremos el zumo de medio limón y seguiremos mezclando todo muy bien. Para este momento, la leche ya debe estar cortada, aun así, seguirás removiéndola por unos 40 minutos.
Cuando comencé a beber esté preparado perdí 1 libra con 1 vaso al día y jamás volví a engordar
Agotado este tiempo, apagaremos el fuego, la dejaremos enfriar y echaremos la sustancia en una olla. Para ello, necesitaremos colar la sustancia con la gasa, y así poder separar lo solido del líquido. Si quieres agregarle algún condimento de tu preferencia al queso,

este es el momento para hacerlo. Después, volverás a pasar el queso por la casa para retirar todo el suero.
Un truco para escurrir todo el líquido es ponerle algo de peso encima cuando lo entremos en el recipiente u olla que estamos usando. Luego, lo llevaremos a la nevera y lo mantendremos refrigerado todo el tiempo. Después de un tiempo lo sacaremos y lo entraremos en el molde, donde también podemos ejercer presión. Ahora dejaremos el queso reposar por 8 horas en el molde, para luego sacarlo de allí. Con eso, ya tenemos nuestro queso casero listo para consumir.
Beneficios del queso

Hablando generalmente, podemos decir que el queso tiene un alto valor nutricional. El mismo lo podemos utilizar como complemento en infinidad de recetas. Además, este puede llegar a ser una fuente de energía muy importante para nosotros. asimismo, el queso es rico en vitaminas A, B, B1 y B2. De igual firma, es una excelente fuente de calcio y fósforos

Por esta y otras razones es que los expertos de la salud recomiendan comer ocasionalmente el queso. Ahora que ya sabes prepararlo, no tienes excusa para no tener queso, aun cuando no lo compres. Aprovecha esta receta y preparar tu queso tu misma, así te aseguras que no tenga contaminantes externos. A continuación, te dejaremos un video donde podrás ver la preparación de otro tipo de queso.