Al parecer, nada puede salir mal: omelette embolsada

La bolsa es uno de los accesorios más útiles de la humanidad y de algunas otras especies. Los canguros transportan a sus crías en una bolsa integrada mientras que nosotros no podemos hacer la compra sin una de ellas. Y ya que tocamos el tema, no hay que olvidar que este utensilio también nos puede servir para hacernos una rica comida. Esta vez, solo necesitamos una bolsa para congelar.



Vas a necesitar (para 1 porción):

• 3 huevos
• 80 g de jamón cocido picado
• 1 cebolla picada
• 80 g de pimiento verde picado
• 80 g de pimiento rojo picado
• 80 g de queso rallado
• 1 cucharada de cebollino
• Sal y pimienta

Es muy fácil:

• Parte los huevos dentro de una bolsa para congelar. Cierra la bolsa y "amásala" con las manos para que los huevos queden bien revueltos. Después añade todos los demás ingredientes y condiméntalos con sal y pimienta. Sella la bolsa y vuelve a amasar hasta que todo esté muy bien integrado.
• Coloca la bolsa en posición vertical dentro de una olla de agua hirviendo. Deja cocer la 'omelette' durante 15 minutos. El paso decisivo de esta sencilla receta consiste en sacar la 'omelette' de la bolsa sin romperla. Con mucho cuidado, deslízala desde la base hacia arriba.

No está de más recordarte que puedes hacer tus propias versiones de esta 'omelette'. A veces, basta con abrir el refrigerador y elegir los ingredientes de acuerdo a tu intuición: salami, verduras y hierbas aromáticas de tu región, tu queso favorito, etc. ¡Hasta los más torpes podrán disfrutar de esta rica cena!
Origen: riquisimo.net