No creerás lo que puedes hacer con cajones viejos. ¡27 trucos sorprendentes!

Cada vez que tiro muebles viejos o los veo por la calle, pienso si no habrá algunas partes que se puedan aprovechar; por ejemplo, los cajones viejos. Después de todo, esos escritorios o mesitas costaron una fortuna en el pasado. Aquí tienes algunas ideas de cómo darles nuevo uso a tus viejos cajones.


Cuelga un cajón de la pared, cubre el fondo con papel de pared o de regalo y voila: ya tienes una tabla para colgar tus cositas. Puedes pegar un corcho con pegamento debajo del papel o pintar la base con pintura magnética.



O también puedes colgar el cajón directamente en la pared sin ningún extra. Es una estantería muy chula sin necesidad de nada más.



Pinta unos cuantos cajones del mismo tamaño en diferentes colores para crear una fantástica estantería collage.



Este cajón fue convertido en espejo. Puedes pedir un espejo a medida para que se adapte a este.



Es fácil personalizar el interior de viejos cajones con madera o cable: por ejemplo, para pintura de uñas.



Los cajones hechos de rejilla son perfectos para colgar ganchos.



En este almacén para tu bisutería destacan los ganchos hechos de bobinas de madera viejas. Si no quieres pasarte años coleccionándolas, puedes comprarlas online.



Una combinación fantástica: joyero y estantería.



Si colocas cajones para formar una lámpara puedes ahorrar espacio en tus mesitas.



Si atornillas un cajón a otro y les pones patas, tendrás un buen lugar de almacenamiento para tu entrada o salón.



Por supuesto, no tienes que dejar el cajón abierto. A veces necesitamos un poco de privacidad.



Agrégale ruedas y un cristal arriba, y tendrás una encantadora vitrina móvil.



Un buen asiento es importante en la vida. Este necesita un poco más de destreza. Necesitarás un trozo grueso de espuma del tamaño apropiado y tapizado para cubrir el cajón.



Snacks, snacks y snacks. ¡Una fantástica idea para tus buffets!



No te olvides de tus perritos: pon una almohada vieja dentro del cajón y ya tienes un sitio para que tu animalito esté cómodo.



Todo se puede adornar siempre un poco más. A algunos perritos les gusta ir estilosos por la vida.



Si te preguntabas qué hacer con ese viejo armario sin cajones, aquí tienes la respuesta:



Si pones diferentes cajones al cabezal de tu cama, podrás conseguir mucho espacio con un diseño encantador. Tus lecturas de noche nunca estarán muy lejos.



Ponles unas ruedas, llénalos y mételos bajo la cama. Esta es una estupenda forma de aprovechar hasta el último rincón de tu casa.



¿Qué tal un desayuno en la cama?



Puedes incluso plantar un pequeño jardín. Para esto, protege bien el fondo del cajón contra el agua. Puedes, por ejemplo, cubrirlo con papel de aluminio o plástico.



Un jardín en miniatura es agradable a la vista y ayuda a acabar con el estrés.



Estos lindos cajones no tienen nada que envidiarle a los jardines colgantes de Babilonia.



El sueño de todo niño: una casa de muñecas.



También son geniales marcos de fotos.



Puedes incluso usar tus viejas manijas. Únelas a una tabla a una distancia equidistante y tendrás un lugar perfecto para colgar tus chaquetas.



O también puedes usar la parte frontal del cajón.



La próxima vez que quieras deshacerte de un escritorio viejo, puedes recurrir a una de estas geniales ideas. Es una pena tirar algo que podemos usar de tantas formas. Todas las piezas, desde la puerta hasta las manijas tienen un gran potencial decorativo. Tu casa parecerá salida de una revista de diseño interior.
Origen: tipolisto.net