Esta madre no deja ir a su hijo a una excursión escolar. En esta carta le explica a la profesora el porqué

La maestra de Mani, un niño de siete años, organizó una excursión al parque acuático Marineland Antibes, localizado en la Costa Azul, en Francia, donde se presentan espectáculos con una orca. Audrey, la madre de Mani, no le dio permiso a su hijo de ir al viaje escolar y le envió una carta a la maestra para informarle de los motivos de su decisión:



"Para nosotros, no hay ninguna justificación ética para mantener delfines y orcas en piscinas y obligarlas a saltar a través de aros, en vez de dejarlas nadar de 96 a 190 kilómetros por día, como lo hacen estos animales en libertad. Le he enseñado a mi hijo a no disfrutar con el sufrimiento de los animales. Gracias por su atención".

Antes de enviar la carta, Audrey le había preguntado a su hijo si quería ir al centro acuático con sus compañeros de la escuela. "Él dijo: 'No, prefiero ir al parque de diversiones", relató Audrey. "También tenemos un juego al que jugamos cada dos meses, en el que cada quien escribe ocho deseos. Uno de los suyos es que los delfines puedan vivir en libertad, y no en parques".

Aquí tienes una nota del telediario local acerca de esta historia (en francés):



En mayo, el ministro francés de Medio Ambiente emitió un decreto en el que se prohíbe mantener orcas y delfines en cautiverio. Después de todo, el deseo de Mani se hará realidad.
Origen: nolocreo.com