10 sencillos trucos para mantener el horno limpio sin que te duela el brazo

Una pregunta para comenzar: ¿cuándo fue la última vez que dejaste tu horno limpio y brillante? Seguro que hace mucho tiempo. Pues si estás pensando en hacerlo próximamente y no sabes cómo... aquí encontrarás trucos y consejos para limpiar todos sus accesorios y rincones. Y lo mejor de todo es que la mayoría de los materiales ya los tienes en casa.



1. Remojar



Básicamente se trata de quitar todos los accesorios del horno antes de empezar a limpiarlo y ponerlos a remojar en vinagre diluído mientras te haces cargo de las paredes internas. De esta forma, también vas a tener espacio para limpiar los tubos del interior con mayor facilidad.

2. Sal



Esta sustancia es de gran ayuda para limpiar la bandeja de hornear. Vas a necesitar una buena cantidad, así que es mejor no usar el salero de la mesa.

Espolvorea generosamente la sal sobre la grasa pegada de la bandeja, la cual tiene que estar fría. Métela al horno a 50 ºC y espera hasta que la sal se haya dorado. Saca la bandeja, retira la sal y quita el resto de la suciedad con agua y una esponja.

3. Bicarbonato de sodio



También el bicarbonato es especialmente útil para las bandejas sucias. Toma unos 50 g de este polvo y repártelo sobe las superficies grasientas. Después agrega agua mineral hasta que la bandeja quede llena. Por último, métela al horno a 100 ºC durante 20 minutos o hasta que el agua se haya evaporado.

Una vez que se haya enfriado, límpiala con con un trapo o esponja y enjuágala con agua hasta que ya no queden restos de suciedad. ¡Listo!



4. Vinagre



El vinagre o la esencia de vinagre son perfectos para la limpieza del horno. Si la grasa o la suciedad están incrustadas, es mejor poner la superficie a remojar un buen rato.

Otra alternativa con vinagre consiste en agregar detergente para platos: mezcla ambas sustancias en partes iguales y frota la superficie un poco con una esponja. Espera media hora y limpia la suciedad con un trapo o esponja.

5. Carbonato de sodio/ceniza de soda



Y también la ceniza de soda es un medio excelente para eliminar la mugre del horno. Ponte unos guantes y mezcla dos o tres cucharaditas de esta sustancia con agua tibia. Aplica el compuesto con la mano o con un atomizador sobre la superficie a tratar y enjuaga después de varias horas.

6. Limpiador de horno hecho en casa



Es tan fácil como las mezclas anteriores: en un recipiente grande, revuelve ocho cucharaditas de bicarbonato de sodio, con ocho de detergente para platos y 6 de vinagre blanco. Impregna todas las paredes del horno con este compuesto y déjalo que haga efecto unos 10 minutos. Para terminar, limpia el horno con un trapo húmedo.



7. Limpiador abrasivo casero



Este remedio es especialmente útil para casos desesperados: mezcla 50 g de bicarbonato de sodio con una cucharada de ácido cítrico y una cucharadita de maicena. Unta las superficies problemáticas con esta pasta y espera que haga efecto. Después hay que frotar con una esponja. Esta mezcla también funciona contra las manchas de cal.

8. Limpiador para vitrocerámica



Es muy probable que este sea el único producto que no tengas en casa. Aplica este limpiador sobre las zonas sucias y déjalo que haga efecto de 20 a 30 minutos. Después te será mucho más fácil eliminar la grasa pegada.

9. Limpiador de vinagre



Y un tip más para la puerta de vidrio: moja uno o dos paños de cocina con limpiador de vinagre y colócalas sobre el vidrio, después espera media hora y retira la mugre con una espátula para limpiar vitrocerámica.



10. Limpieza de los vidrios dobles



El último consejo no tiene nada que ver con un limpiador, sino con algo más complicado: quizás la puerta de tu horno tiene doble vidrio y en medio se acumulan una gran cantidad de grasa y otros restos.

En la mayoría de los modelos hay dos palancas en la parte inferior de la puerta, las mismas que puedes desplegar para poder quitar el vidrio de abajo o incluso la puerta entera. Vas a necesitar un destornillador para desmontar la parte superior de la puerta. También es probable, según el modelo, que solo puedas presionar el vidrio interior hacia afuera, con el mango de una cuchara. En este caso, límpialo de acuerdo al tip n.º 9.

¡Después de todo esto, tu horno brillará como si fuera nuevo! Como te habrás dado cuenta, nuestros métodos son efectivos y muy económicos.
Origen: tipolisto.net